Los siete años de abundancia
19 Feb 2018

Los siete años de abundancia

Los siete años de abundancia Etgar Keret

19 Feb 2018

Los siete años de abundancia

Etgar Keret

Siruela

Mi mujer dice que soy demasiado amable, mientras que yo reivindico que ella es una persona muy, muy mala. Más o menos en la época en que empezamos a vivir juntos, tuvimos una seria pelea al respecto. Empezó cuando yo subí a casa con un taxista que me había llevado desde la universidad. Necesitaba hacer pis.

Dicen que Etgar Keret (Tel Aviv, 1967) es un cuentista excepcional y, sin más pruebas, me lo creo. De momento (y por benévolo azar), sólo he leído estas crónicas mínimas de su vida cotidiana como autor que escribe a solas en su casa, que viaja por todo el mundo con la cosa de sus libros (presentarlos, participar en congresos corales, firmarlos y todo eso), que es padre de un niño pequeño, que está casado y le va (la verdad) bastante bien y que es judío. Pero sé que muy pocas veces he disfrutado tanto (carcajadas incluidas) de leer a alguien a quien ni siquiera esperaba. En Los siete años de abundancia Keret nos cuenta lo que le apetece mientras esos años coinciden con los siete primeros de su hijo. Podría aburriros contándoos cómo y de qué escribe este hombre, pero no es mi estilo y espero no pasarme nunca a ese bando. Creo que acorto camino si afirmo que, cuando el Emperador va por las rúas en pelota picada, Keret lo describe justo así: desnudo. En cualquier caso, si sois de leer a quienes realmente tienen algo que contar, que no necesitan talar árboles de más para su ego escritor (157 páginas sin hojarasca) y que (para colmo de bondades) saben escribir, Etgar es vuestro tipo. Fijo.

Belén Rubiano

Leave a comment
More Posts
Comments
Comment