Cuando sale la reclusa
23 Feb 2018

Cuando sale la reclusa

Cuando sale la reclusa Fred Vargas Editorial

23 Feb 2018

Cuando sale la reclusa

Fred Vargas

Editorial Siruela

– SMS discreto porque no es muy educado hacer esto durante un funeral. Hay gente que ni siquiera ha apagado el móvil, parece que estemos en una orquesta o algo así. Estoy aquí con Élisabeth cogida del brazo, pobre, pero lo que le quería decir es que Louise ha insistido en venir. Ni siquiera lo conoce; no lo ha visto en su vida. Solo digo: es raro para una aracnofóbica querer ver el ataúd de un muerto por reclusa. ¿Digo tonterías?

– En absoluto -contestó Adamsberg-. Vigílela; sus palabras, sus reacciones. Ya me contará. Me contarás.

– Acabará usted por darme miedo. Corto, que nos acercamos al hoyo.

A Fred Vargas la aborreces o la adoras, de modo que este texto no es una recomendación. La lees si la tienes que leer y disfrutas a otros si ella no escribe para ti, es así de simple. La Vargas escribe tan inocente que se podría decir que es naif pero, como demasiado al este siempre es oeste, le pasa como a aquel señor que era tan bajito, tan bajito, tan bajito, que era hondo. Insisto, no os acerquéis a ella por mí; lo que sigue es, apenas, un gusto que me doy y algunos apuntes sobre sus recurrencias y otras cosas:

  1. Lo que pensamos (pero, sobre todo, lo que pensamos antes de pensar) es tan importante como lo que hacemos.
  2. Las ciudades no sólo son gigantescos bosques de piedra inhumanos, sino que los mirlos, gatos, gorriones, galgos y patatán lo tienen muy difícil para sobrevivir como ellos sabían hacerlo por sí mismos hasta hace nada. Somos responsables (aun los no culpables) y debemos ocuparnos penitentemente de ellos en el caso de que no deseemos hacerlo por puro vicio, egoísmo e interés.
  3. La salud es necesaria, pero fumar es importante.
  4. Estamos muy solos, luego (hasta) los compañeros de trabajo son vitales.
  5. La vida moderna siempre perjudica más (como casi todos los divorcios) a los más nobles. Por eso suelen estar solos por dentro y por fuera.
  6. Las arañas reclusas no atacan; viven escondidas y en paz en cualquier rincón caliente ya que tienen miedo y, sólo si se sienten amenazadas, son capaces de ser malas.
  7. No hay animales y hombres malos por naturaleza, aun los peores: todos fueron violados antes de violar, pero pueden elegir entre hacerse malos o gilipollas a secas. Dargland es bastante gilipollas ya, pero puede que sea porque el vino blanco francés es bastante perfectible (esto es una opinión personal, faltaría más. Más personal que las anteriores, quiero decir).
  8. Quien obtiene placer dañando a otro (aunque sea un banquero de lo más cretino) es una mierda. Quien lo encuentra contra los niños, los ancianos, los animales o las mujeres es pura escoria purulenta (el orden importa un bledo).
  9. Adamsberg conoce Sevilla. Oh là là, mon Dieu.
  10. Fred se llama Frédérique de verdad (hasta ahí, normal), pero se puso Vargas (que es ficción) por el personaje de Ava Gardner. Lo hizo en complicidad con una hermana real que tiene que también se llama Vargas de mentira y que pinta cuadros y es guapa y famosa. Como cencerros en primavera están las dos (y que yo que lo disfrute muchos años). 
  11. Creo que en su próxima novela Fred Vargas debería seguir haciendo la vista gorda con la absenta que se pimpla y resolver algunos crímenes en la calle Feria. Lo creo de verdad.

Belén Rubiano.

Leave a comment
More Posts
Comments
Comment