Canción dulce
27 Mar 2018

Canción dulce

Canción dulce Leila Slimani Cabaret Voltaire Louise

27 Mar 2018

Canción dulce

Leila Slimani

Cabaret Voltaire

Louise no contesta, o apenas, y las niñeras comprenden su silencio. Todas tienen también secretos inconfesables. Ocultan recuerdos horribles de sumisión, humillaciones, mentiras. Recuerdos de voces que apenas se oyen del otro lado del teléfono, conversaciones que se cortan, seres queridos que mueren sin que hayan podido despedirse de ellos, dinero reclamado día tras día para un niño enfermo, que ya no las reconocerá y se habrá olvidado del sonido de sus voces. Algunas, Louise lo sabe, han robado, menudencias, casi nada, a modo de impuesto recaudado sobre la felicidad de los demás.

1. Nada que ver con la novela, claro: Febrero de 2018. La desaparición de un niño de ocho años en la esquina sur más virgen del país moviliza a miles de voluntarios. El despliegue de todas las fuerzas de seguridad dispuesto por el Ministerio del Interior para los trabajos de búsqueda así como el interés de los medios de comunicación en cubrir el suceso son, cuanto menos, inusitados. Dos semanas más tarde, la pareja actual del padre del niño desaparecido es detenida con el pequeño en el maletero de su coche. Muerto. Había sido asesinado el mismo día que desaparició.

2. Nada: La detenida era, casi desde el principio, la principal sospechosa. Nacida en 1974 en un poblado de chabolas de la República Dominicana, había venido a España antes de cumplir los veinte años para ser feliz y tener cosas bonitas. En su país dejaba una niña pequeña a la que se trajo tan pronto como pudo procurándole un padre adoptivo con el que ya tenía otra hija. La pequeña, recién llegada y con cuatro años, cayó una noche desde una ventana del séptimo piso donde vivían. Muerta.

3. Nada, otra vez: Tras ir viviendo y abandonando distintos trabajos (alterne, carnicera, etc.) y distintas parejas sentimentales (maridos, novios, etc.) recala por fin en el Cabo de Gata, donde conoce al padre del niño que gracias a ella no viviría más de ocho años y es conocida como La Negra. Dado que en los últimos tiempos no tiene empleo laboral, ejerce a menudo de niñera de quien no es su hijo siendo casi inexistente la relación con su verdadera hija, la que dejó muy lejos del Mediterráneo con su padre voluntario y legal.

4. Nada de nada: Cuarenta y tantos. De nuevo, pelusas en los bolsillos. Tráfago estéril y rictus oxidado. El sueño del capitalismo produce monstruos. Nadie necesita leer a Victor Frankl para desconfiar de los vencidos. Ha caído tantas veces que el aire es su maestro y regresa a la casilla de salida en esta geografía entre dos aguas. Desea volver al Caribe y, quizás, ser feliz y tener cosas bonitas allí. El padre del niño que va a morir le dice que él se queda, con su hijo. Todos morimos.

5. Leer, ese verbo carente de peligros que sirve para conocerlos (o debería servir): Slimani mereció con Canción dulce uno de los Goncourt (es mi opinión) más merecidos de los últimos años. Mediante un argumento tan certero como sencillo y un estilo tan depurado como eficaz, la autora nos plantea la pregunta de cómo vamos a hacer para mantener nuestro bonito primer mundo si no nos queda otra que dejar a nuestros hijos al cuidado de los caídos, deshojados, humillados, violados y zaheridos.

La pregunta es tan buena como triste el pronóstico.

Belén Rubiano.

Leave a comment
More Posts
Comments
  1. Alberto Mrteh marzo 29th, 2018 7:03AM

    Descubro este espacio gracias a Leila Slimani. Leí el libro muy rápido. Produce una adicción extraordinaria. Personalmente me aterrorizó pensar que todos podríamos ser Louise algún día. La lucha por comprenderla es dolorosa.
    Y en las noticias hablaban de un niño desaparecido.

Comment