Correo literario
17 Abr 2018

Correo literario

Correo literario Wislawa Szymborska Nørdica ¿Cómo llegar

17 Abr 2018

Correo literario
Wislawa Szymborska
Nørdica

¿Cómo llegar a ser escritor? La pregunta que nos hace usted es muy delicada. Es como cuando un niño le pregunta a su madre cómo se hacen los niños y la madre le dice que se lo explicará más tarde, que está muy ocupada, y el niño empieza a insistir: “Entonces explícame, aunque solo sea cómo se hace la cabeza…” A ver, intentemos también nosotros explicar, al menos, la cabeza: pues bien, hay que tener algo de talento.

1. Si el promedio de una buena cura de humildad colocara en su sitio a tres de entre tres mil y derribara a dos mil novecientos noventa y siete, es muy posible que la trinidad salvada quede convencida de haber sido tratada con dureza mientras que la legión restante afirme que el mundo les tiene manía. Si hablamos de editores, noveles e inéditos, puede que los últimos se sientan inclinados a aseverar que los que manejan el cotarro no reconocerían una obra maestra ni aunque se sentaran encima. Dado que poca gente oye con gusto y gratis: trabaje duro, lea mucho, tire mucho, no se tome jamás en serio y, aunque nos parece buena idea que siga escribiendo, esté preparado para lo peor; dudo que el precio de este libro les parezca una ganga. Si el veredicto fuese: la buena literatura jamás ha hecho daño a nadie, sea un buen hijo de vecino y déjela en paz; aún me parece más improbable. Sin embargo, a quienes interesándoles el mundillo editorial y las debilidades humanas carezcan del deseo de publicar a cualquier precio, puede que esta recopilación impagable de respuestas epistolares les parezca lo más desopilante, tierno y aleccionador que hayan leído en años. Grandes respuestas a Irresponsables intentos de deforestación y posteridad sin causa más o menos punibles. Por mi parte y tras su lectura agradecida, las cartas de Groucho me siguen pareciendo tan maravillosas como antes pero las de San Pablo, salvando la primera a los Corintios, se me antojan ahora más apresuradas, sosas y repetitivas.
2. Si mi opinión pudiera interesar a alguien (y les prometo que he meditado mucho el tema antes de sacar conclusiones), creo que es sólo cuestión de suerte y de mercado (mucha gente quiere leer libros horribles) que textos sin atenuantes mediocres o malísimos encuentren su hueco y acaben, incluso entre los más vendidos por unos meses, en el escaparate de cualquier librería. Pero también creo que nunca, jamás de los jamases, un buen libro ha dejado de editarse. Será más o menos corta o larga su particular travesía en el desierto, pero un buen libro siempre encuentra a su editor. Aun si el autor fuese un agonías con prisas por matarse (como en el caso de John Kennedy Toole), si éste hubiera dejado algunas páginas buenas en el cajón de la mesilla de noche junto con los condones sin usar (verdadero motivo de la autolisis aunque el forense diga que me meto donde no me llaman), su pobre madre encontrará en un pis pas a quien quiera publicarlo. También estoy convencida de que el mundo jamás será un lugar mejor por muchos buenos libros que encuentren el favor de una imprenta, pero lo sería si aumentara el número de buenos lectores. El lector, por definición y salvo raras excepciones (los violentos post Salinger, por ejemplo) es un tipo pacífico que apenas si pretende comprender mejor el mundo antes de rendirse. El verdadero escritor (sin excepciones) o tiene la rabia o es un magnicida que dispara con letras porque Dios no le llamó por el camino de las balas.
Aunque sólo sea por el bien común, leamos como locos, por favor.

Belén Rubiano

Leave a comment
More Posts
Comments
Comment