El desbarrancadero
17 Abr 2018

El desbarrancadero

El desbarrancadero Fernando Vallejo Alfaguara Es que

17 Abr 2018

El desbarrancadero
Fernando Vallejo
Alfaguara

Es que yo creo en el poder liberador de la palabra. Pero también creo en su poder de destrucción pues así como hay palabras liberadoras también las hay destructoras.

No quiero que mi breve memoria borre El desbarrancadero y el inmenso poder de sus palabras. No quiero olvidar que el castellano más bello que jamás leí está en la obra de Fernando Vallejo.

Pareciera una paradoja que el discurso que dicen incendiario, demoledor, misántropo, amargo, ofensivo y letal esté redactado con una belleza irresistible y un vocabulario lujoso.

Todo en Vallejo parece odio y sin embargo quienes le leemos mucho y despacio sabemos que su literatura es pura pasión, un grito desesperado de amor.

En El Desbarrancadero, Fernando está herido de muerte por la agonía de su hermano Darío, enfermo de SIDA y el libro se transforma en un canto desesperado al amor fraternal y al amor a la vida aunque los detractores de Vallejo lo acusen de repetirse en sus diatribas contra la Iglesia, el Papa y su país Colombia. ¡Pero todo es vida! ¡El odio es vida! Y frente a quienes son responsables del sufrimiento de su hermano y de todos los enfermos de SIDA; frente al dolor de los animales masacrados en una cadena de crueldad infinita; frente a los manejos de gobiernos corruptos; frente a la violencia del terrorismo; frente a la pobreza y la ignorancia; e incluso frente a quienes torturan la lengua castellana sólo queda el grito que denuncia.

El amor del que es capaz Fernando Vallejo por fuerza ha de borrar el odio que parece respirar. Que parece, insisto. Porque en verdad os digo que este hombre rezuma pasión con la fuerza con la que protesta la naturaleza de su Medellín natal.

Así es que cada vez que me atraganto con la realidad y me tropiezo con lo peor de los seres humanos recurro a Vallejo, sus palabras son liberadoras y me hacen sentir viva y capaz de enfrentarme a la crueldad desde el poder de un lenguaje que construye siempre, aunque él mismo y sus enemigos digan lo contrario.

Un lenguaje, el de Fernando Vallejo que es un permanente homenaje a la lengua castellana. Y a la vida.

Sandra Rodríguez-Orta Rigo

Leave a comment
More Posts
Comments
Comment